Brasil aprovecha la Copa América para convocar turistas

By lalvarez | Noticias | No hay comentarios

Entre el 14 de junio y el 7 de julio, las selecciones de diez países sudamericanos y dos asiáticos competirán en las ciudades de Belo Horizonte, Salvador, Rio de Janeiro, Sao Paulo y Porto Alegre, en las que los visitantes podrán combinar la pasión por el fútbol y la visita a atractivos turísticos. A continuación, tres clásicos para conocer o revisitar.

Río de Janeiro: patrimonio, multiculturalidad y naturaleza

Sede de cuatro de los equipos más tradicionales del país – Botafogo, Fluminense, Vasco Da Gama y Flamengo-, Rio es una de las mecas brasileñas del fútbol, y albergó las Copas del Mundo de 1950 y 2014. El Maracaná, templo del fútbol mundial, tiene capacidad para más de 78 mil espectadores y este año también será sede de la final de la Copa América.

El “Maraca”, como se le conoce popularmente, fue reformado para el Mundial de 2014 y dispone de un museo con acervo sobre las gestas deportivas que tuvieron lugar sobre su césped, pero también de históricos recitales de artistas como Paul McCartney, Madonna y los Rolling Stones.

Con 450 años de historia, Rio es uno de los destinos brasileños más elegidos por los argentinos. Tierra de naturaleza exuberante, carnaval y tradición, la ciudad cuenta con una robusta oferta cultural y gastronómica. También fue la primera ciudad del mundo en recibir de la Unesco el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Además de sus atractivos más célebres, como el Cristo Redentor, el Pão de Açúcar, el Jardín Botánico y las playas de la zona sur, Copacabana, Leblón e Ipanema, la ciudad ofrece programas como comer “petiscos” en los populares “botecos” (bodegones), disfrutando del atardecer desde algún recodo playero, lanzarse en parapente desde la rampa de Pedra Bonita o recorrer en barco la Bahía de Guanabara por una suma módica, camino a la ciudad vecina de Niteroi. Con un poco más de tiempo, un viaje de una hora permitirá conocer los secretos del Brasil imperial en Petrópolis, en la sierra fluminense.

También puede aprovecharse el viaje para practicar Stand Up Paddle (SUP) en la Lagoa Rodrigo de Freitas. Y, si el viaje es en familia, allí pueden alquilarse bicicletas o hidropedales para recorrerla en toda su extensión.

Sao Paulo, cuna del fútbol nacional

Fue en Sao Paulo (o “Sampa”) donde se construyó la primera cancha oficial de fútbol del país en 1896, y quizá sea por eso que la ciudad más poblada de Brasil exuda pasión por este deporte.

Para los futboleros habrá dos opciones en la Copa América: el estadio de Morumbí, que será sede de la apertura de la Copa América; y el moderno Arena Corinthians, levantado para el Mundial 2014.

La megalópolis paulistana –cuenta con más de 12 millones de habitantes en su área metropolitana- es la mayor de América del Sur. Alberga 101 museos, 165 teatros, 282 salas de cine, además de incontables parques, una lista que encabeza el conocido Ibirapuera. Es la capital latinoamericana del turismo de ferias y eventos. Y justamente por ser un centro de negocios tiene una amplia red hotelera.

Consagrada como la ciudad de la buena mesa, Sao Paulo tiene restaurantes internacionales del más alto nivel y refinadas opciones firmadas por chefs brasileños de renombre. Sus corrientes migratorias dejaron una fuerte impronta en la ciudad, donde hay excelentes opciones de comida italiana, japonesa, mediterránea y argentina (sí, de carne a la parrilla, no sólo de espeto corrido se vive en Sao Paulo!), además de reinvenciones de la comida brasileña más tradicional.

Una de las visitas obligadas en la ciudad es el recorrido por la Avenida Paulista, donde está el Museo de Arte de Sao Paulo (Masp), que cuenta con un acervo de más de ocho mil piezas de arte. También, desde 2008, el Museu del Futebol, convoca a miles de visitantes que celebran el deporte más importante del país. Otro imperdible es la visita al Mercado Municipal, cuyo sandwich de mortadela ya se ha convertido en una leyenda urbana que vale la pena validar.

Para quienes viajan en familia está la opción de visitar el Parque Ibirapuera, el mayor de la ciudad y centro de peregrinación de todas las tribus paulistanas. Además de las áreas para actividades físicas, bicisendas y área de juegos, cuenta con museos, auditorios y planetario, además de una nutrida programación cultural.

Con un poco más de tiempo, el litoral paulista invita a los turistas a las playas cercanas de Camburí, Maresías, Castelhanos y Bonete (en Ilhabela), o la playa de Itaguaré. En todos los casos los trayectos son de entre 120 y 250 km desde la capital paulistana, según el caso, pero excelentes opciones para dejar atrás el ruido de la metrópolis.

Porto Alegre

El nuevo Arena do Gremio, con capacidad para más de 60 mil espectadores, será una de las sedes de la Copa América y allí se jugarán cinco partidos, entre ellos una de las semifinales. El estadio será escenario del tercer partido de Argentina en la Copa América, ante Qatar. El primero lo jugará en Salvador ante Colombia y el segundo en Belo Horizonte ante Paraguay.

A lo largo del año, Porto Alegre es el escenario de la rivalidad de Internacional y Gremio, los dos clubes gaúchos más tradicionales.

Porto Alegre es la puerta de entrada a diversos destinos turísticos cercanos, como Granado, Canela y Bento Gonçalves, donde se inicia la ruta del vino y del espumante, producidos en la Sierra Gaúcha. Sin embargo, se debe apartar un tiempo para aprovechar las atracciones que la capital ofrece. La ciudad -construida alrededor del río Guaíba- cuenta con más de 50 museos y memoriales, 13 centros culturales, 30 espacios teatrales, además de diversas áreas de conservación ambiental.

Para quienes gustan caminar largos trayectos, el centro de la ciudad ofrece atracciones históricas y paisajísticas. Se puede recorrer en una tarde el circuito que incluye la Catedral Metropolitana, el Gasómetro (una usina termoeléctrica antigua que se convirtió en centro cultural) o el Memorial de Río Grande do Sul. También, se puede aprovechar la caminata para hacer compras en la Calle de la Playa y pasear por la costanera del Río Guaíba para disfrutar del atardecer.

En la Ciudad Baixa están la mayoría de los bares, casas nocturnas y los restaurantes. Con respecto a la comida, el asado gaúcho es famoso en todo el país. Pero no existe nada más emblemático de los sureños que el chimarrao, la versión local del mate, que además de infusión se usa como la base de varias recetas.

Más información:

www.visitbrasil.com

Etiquetas: , ,