Mercado ilegal mueve u$s 210.000 M por año en América Latina

By Valentina Álvarez | Noticias | No Comments

La Asociación Latinoamericana Anticontrabando, ALAC, pidió en su encuentro anual más cooperación de los gobiernos para combatir el crimen organizado, la falsificación y las transacciones ilícitas.

El ejecutivo brasileño Edson Vismona, presidente pro-tempore de la Asociación Latinoamericana Anticontrabando (ALAC), aseguró en San José de Costa Rica que la organización que dirige, y que integra cámaras empresarias y representantes de gobiernos de la región, busca ampliar cada vez más la participación y el compromiso de los países de América Latina en la lucha contra este delito.

En el marco del V Encuentro de ALAC, clebrado en Costa Rica, Vismona, también presidente del Instituto Brasileño de Ética Competitiva (ETCOS), señaló que “estamos incrementando la concientización de las personas y de los gobiernos sobre la importancia del trabajo de cooperación, de integración para combatir el crimen organizado, que utiliza los recursos del contrabando para otras actividades ilícitas en claras amenazas a la seguridad pública”.

De acuerdo a los datos de la ALAC, el contrabando mueve en la región recursos equivalentes a un 2% del PIB de América Latina, o unos U$S 210.000 millones anuales, afectando industrias como las de siderurgia, metal-mecánica y acero; tabaco, licores, medicamentos y cosméticos; plásticos y calzado; textiles y confecciones; y ciberseguridad.

La modalidad delictiva abastece mercados con productos contrabandeados, sin regulaciones ni controles, afectando a los consumidores y al fisco. De acuerdo Vismona, Centroamérica debe aumentar los trabajos conjuntos para erradicar el contrabando, como lo están haciendo Brasil, Paraguay, Chile y Argentina.

“Esperamos tener éxito en Centroamérica en ampliar los espacios de integración entre Gobiernos”, concluyó.

María Carolina Uribe, presidenta de Industria de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), uno de los co-organizadores del encuentro, hizo un llamado a generar una agenda regional para combatir el contrabando.

“Aquí en Costa Rica se pretende cohesionar a toda la región en torno a la problemática del contrabando. También vincular a los tres elementos fundamentales del comercio ilícito y darle una respuesta. Cuando comenzamos ALAC teníamos un enfoque aduanero, después pasamos a un enfoque de judicialización y de desarticulación de estructuras criminales”, expresó Uribe.

En los últimos años, la ALAC ha trabajado en la construcción de una agenda público-privada regional y en compartir buenas prácticas.

El producto más contrabandeado en la región es el cigarrillo, de acuerdo a datos de la organización. El último estudio de Comercio Ilícito de Cigarrillos presentado en 2017 por el Observatorio de Comercio Ilícito de la Cámara Nacional de Comercio de Chile, muestra los índices de consumo de este producto ilegal y sus principales consecuencias, destacando entre ellas un crecimiento exponencial de su consumo y un perjuicio fiscal que alcanza los US$ 500 millones anuales por evasión tributaria.

La ALAC viene alertando sobre el nexo entre el contrabando y el crimen organizado, que incluye el lavado de activos. De acuerdo con un informe de Gafi (Grupo de Acción Financiera Internacional), es extremadamente difícil cuantificar el tamaño de las operaciones de lavado de dinero, en parte porque pueden relacionarse con el desarrollo de actividades ilegales que en muchas situaciones parecen legales. Pero aún así es posible estimar que el dinero movido por el crimen organizado llega a representar el 5% del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina.

Etiquetas: , ,